Comparar listados

Ámbito Financiero | Real estate: ¿por qué la tecnología no tiene que reemplazar a las personas?

Ámbito Financiero | Real estate: ¿por qué la tecnología no tiene que reemplazar a las personas?

Por Francisco Villamayor

Hay muchas proptech que se enfocan en optimizar procesos y servicios que ya dan las personas y seguirán haciéndolo.

El furor de las proptech (empresas de tecnología en el ámbito de las propiedades) en todo el mundo ha hecho que quienes nos dedicamos a vender propiedades estemos mirando este fenómeno con gran atención. Con la sangre entre los colmillos quienes se animan a embarcarse en el desarrollo de estas empresas y con temblores de cuerpo por parte de quienes temen ser reemplazados por ellas.

Pero: ¿necesariamente la tecnología tiene que reemplazar a las personas? Para nada. Hay muchas proptech que se enfocan en optimizar procesos y servicios que ya dan las personas y seguirán haciéndolo.

Podemos hacer un repaso del gran abanico de empresas de este tipo: portales inmobiliarios, mapas y agregadores, recorridas virtuales, sistemas CRM (seguimiento de cliente) y de gestión de la información, aplicaciones móviles de gestión de los agentes, software de gestión inmobiliaria, información y estadística (Big Data Inmobiliario), valuación de inmuebles, entre tantos otros. También existen los sistemas o plataformas de inversión colectiva (crowfunding) que pueden estar gestionados por brokers y agentes. Finalmente existen las tecnologías que se aplican sobre la misma construcción o sobre el mismo inmueble: por ejemplo la domótica, que hace inteligente una propiedad.

Las agencias inmobiliarias 100% tecnológicas, que aspiran a dejar de ser intermediarios en el sector son solo una pequeña parte de este conjunto. Ahora bien, hay quienes vaticinan que éstas últimas se llevarán toda la torta del negocio. Pero ni quienes sostienen esta tesis saben vaticinar cuándo esto ocurrirá.

Si le llegara a preguntar a mi padre o a mi madre (boomers) si estarían dispuestos a bajarse una aplicación y vender o comprar una propiedad a través de ella, las inmediatas preguntas que me haría cualquiera de ellos son: “Quién va a venir a valuar el inmueble? No me vas a decir que el teléfono sabrá el precio de mi casa”, “Quién hará las visitas? Yo no voy a abrir la casa a gente que no conozco”, “Quién negociará las ofertas? O acaso pagarán el precio que publiquemos”, “Por cierto, quién hará las fotos y publicará los avisos, se encargará del papeleo, las agendas de ambas partes, las reuniones, firmas y trámites?.

Es que mis padres se han criado tratando con personas. Es a las personas a las que confían sus decisiones, a quienes le discuten una opinión si no están de acuerdo.

Es que aunque inventáramos sistemas para reemplazar o potenciar muchas acciones humanas, hay muchas de ellas como la opinión, la interpretación, la negociación y el entendimiento, que no podrán ser reemplazadas al menos con la tecnología con la que contamos al presente. Ni hablar del factor psicológico. Quién contendrá a las personas, siendo que las mudanzas están consideradas entre los actos más estresantes de nuestras vidas?

Muy diferente será si le preguntamos a mi hija adolescente, que no tendrá ningún problema en sacar las fotos, subirlas a un sistema y gestionar con una app toda la compra o la venta de sus inmuebles. El problema es que mi hija aún no compra propiedades y mucho menos las vende. Pero sus padres y abuelos sí. Así que la pregunta consecuente sería: cuánto tiempo se necesitará para que esta nueva generación “100% digital” llegue a manejar la economía de compra y venta de inmuebles?. Ya hay un sector incipiente que puede alquilar o comprar pequeñas propiedades, pero cuánto falta para que realmente muevan la aguja del Real Estate a nivel mundial? Cómo mínimo, durante una o dos décadas más seguirán habiendo intermediaciones que necesiten presencia humana para garantizar seguridad, servicio, confianza y criterio (y mucho más tiempo aún si nos animamos a sumar a la generación X que tampoco nos entusiasma plenamente la idea de gestionar todo través de un tel ya que nos hemos criado sin ellos).

Una vez pasado este tiempo, en el que seguramente vayan a convivir éstos dos sistemas (intermediarios humanos e intermediarios tecnológicos), veremos cómo evoluciona esta industria y sabremos si los humanos seremos empoderados con estas tecnologías (proptech facilitadoras) o reemplazados (proptech desintermediadoras). Yo me inclino hacia la primera de las opciones. La tecnología nos facilitará absolutamente todo, pero no es lo mismo pedir pizza o alquilar un apartamento una semana en la playa que elegir la vivienda de tu familia para la próxima década. Mientras seamos personas nos gustará caminar las propiedades, sentir por dónde llega el sol, opinar y asesorarse por profesionales, poder expresar dudas, apoyarse en la opinión de otro, negociar. Y hacerlo cara a cara sigue siendo el modo más concreto, tangible y seguro que conocemos.

Fundador y CEO de Bresson Realty (Buenos Aires, Barcelona).

Link a la nota

Artículos Relacionados

Lujo en dos plantas: cuáles son los 5 dúplex más caros de Buenos Aires que hoy están en venta

Carolina Reino, bróker senior de Bresson Realty, la comercializadora, dijo a Infobae que “el...

sigue leyendo

La Nación | La muestra de Sebastián Fola en Bresson Realty que propone regresar a la infancia

“El juego interminable”, de Fola, propone por un momento escaparse de la vida adulta y regresar...

sigue leyendo

Infobae | Los más buscados: súper premium y funcionales, los 6 departamentos porteños de tres ambientes más cotizados

En el universo de oportunidades que ofrece el negocio del Real Estate, los departamentos de tres...

sigue leyendo

Únete a la discusión